SABRINA PASSALIA





El mundo no me es cómodo, me siento tensa en él.
Hay sonidos que me hacen llorar. Entristezco con facilidad por eso no me acerco al dolor aunque pienso en él como inminente.
Deseo lo contrario a lo que quiero. Me gusta la soledad, me siento cómoda. Me gusta, pero me cuesta la gente.
Me gustan las cosas que no logro entender, no me incomodan. 
La música fuerte me invade el pensamiento. No disfruto de todo el humor. No me dejo llevar. No soy libre de mi.
No termino las frases cuando hablo porque los pensamientos se me agolpan en la mente y me cuesta acomodarlos.
Muchas veces veo el lado negativo de las cosas. A veces me río de cosas que no me hacen gracia y no sé no ser amable aunque lo deseo con fervor. A veces me gustaría ser mas sincera y decir todo lo que pienso, sin intentar amenizar. 
El miedo a lo incierto, lo feroz, ese sentimiento incómodo y violento que me genera el mundo, al mismo tiempo abre la puerta a la contemplación que se sublima en el proceso creativo.
Por todo esto pinto, y de todo esto trata mi trabajo. 
Back to Top